lunes, 26 de agosto de 2013

Entrada 137: Cadena nacional

¡Compañeros! ¡Que no cunda el pánico! Sabemos que son tiempos difíciles, pero pierdan el miedo, porque las épocas de vacas gordas vendrán, porque las políticas de este gobierno, a nivel político, económico y social ¡funcionan! Debemos seguir por esta misma línea para conseguir los resultados que nos hemos propuesto. No nos tiene que importar lo que digan en el extranjero. No nos tiene que importar lo que digan los medios. No nos tiene que importar lo que diga la oposición. ¡Nosotros debemos seguir fiel a nuestros ideales! ¡Nuestros ideales son estos! ¡No hay necesidad de cambiar! Quizás... algún que otro ajuste pequeño, nada grave, cuestiones a corregir durante el camino, ¡estas situaciones se pueden presentar! ¿Somos perfectos? ¡NO!, estamos muy lejos de serlo, pero hacemos lo mejor que podemos con esto que tenemos, con el caos que nos dejaron nuestros antecesores hace siete años. Es un trabajo de pico y pala, y quizás nos equivocamos en algunas cosas, pero así aprendemos, y hay tiempo para remediarlo si ustedes así lo deciden. Porque si, hay mucho para cambiar y mucho para mejorar, tendremos que ajustarnos los cinturones y serán épocas complicadas, pero todo para el bienestar del futuro, del futuro distante, pero nosotros... ¡estamos firmes con estas ideas! ¡Con estas, con aquellas, con todas, porque nos gusta el diálogo! ¡Con el extranjero, con los medios, con la oposición! Porque en estas épocas de grandes cambios, ¡hace falta diálogo! Entonces, seguimos trabajando para que el orden vuelva al país, por eso, anuncio mi renuncia indeclinable como presidente de la República. Si, ¡quizás me vi superado por la ambición, pero hice lo mejor que pude! Y quizás fue totalmente insuficiente, pero... ¡compañeros! ¡Es lo que hay! ¡Vendrán mil más como yo! ¡Lo lamento por ustedes! El maldito sistema está mal, ¡y no se puede hacer nada! ¡Grandes cambios hacen falta! ¡Pero no me importa una mierda! ¡Viva mi país!

sábado, 24 de agosto de 2013

Entrada 136: Un globo para festejar

Hoy Belgrano perdió. Le tengo toda la fe a que repuntaremos, van cuatro fechas. Me amargué un rato y se me pasó. Me puse a escribir en un blog y luego a jugar. Puse los Stones de fondo. Hoy cumplo 10 meses de relación, nadie lo apostaba.

Quizás sea apresurado, pero hoy, después de mucho tiempo, por alguna razón, tengo un estado de paz. ¿Feliz? Puede ser. Como hace mucho no lo era. Todo es más simple de lo que parece, pero no se puede ver. ¿Como? No se. La noche va rara, la vida es simple, que tantas vueltas filosóficas. No seamos tan tontos, por favor.

Liberaría un globo para festejar, pero tampoco la gilada. Estoy bien. Que bien. Abrazo de Ancho Ibarra.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Entrada 135: Marcianitos

¿Como sabemos que no hay marcianos? ¿Porque hacemos tanto escándalo con eso y porque asumimos que son más inteligentes que nosotros? ¿No pueden estar en un estado anterior al nuestro?

Pueden ser larvas, cavernícolas, o estar en 1975. ¿Tendrán revoluciones? Si en todo caso fueran tan avanzados, ¿como te revelás ahí? ¿Serán fieles o solo se reproducen como los animales terrícolas? ¿Tendrán frutas? ¿Como será una sandía? Quizás cada civilización tiene su sandía. ¿Como le dirán a sus sandías? ¿Como se llamarán entre ellos y como se denominarán como pueblo? ¿Serán feos o atractivos al ojo humano? ¿Usarán bigote? ¿Como se vestirán? O quizás no se visten, ¿porque tienen que vestirse? Nosotros lo hacemos, ¿porque otra civilización debe hacerlo? ¿Quienes somos nosotros para marcar tendencia en la moda espacial?

¿Quienes serán sus referentes, sus líderes? ¿Serán tan patéticos como la mayoría de los terrestres? Que barbaridad, ¿porque tantas preguntas? Y tan pocas respuestas. O a lo mejor las respuestas están ahí y no las vemos. O a lo mejor si las vemos pero paja. ¿Tendrán paja los marcianitos? ¿Como será ser marcianito? ¿Respirarán conscientemente? ¿Comerán asado? Que se yo, ¿tendrán sus propios Simpsons, su propio Seinfeld, su propio Maradona? Quizás todos son geniales y por eso resulta aburrido. O quizás son todos larvas aún. ¿Como será ser larva? ¿Y larva marciana? Menos mal que no me interesa nada de lo que escribí, sino hoy a lo mejor no podía dormir de tantas preguntas.

viernes, 16 de agosto de 2013

Entrada 134: Bananas

-Madurar es para las frutas.
-Pero vos sos un banana.
-Oh.

Y así, Fabían creció como persona. Plantó un árbol, escribió un libro y tuvo un hijo. Pero en el fondo, Fabían siempre quiso volver a ser banana. Una tarde de agosto, decidió volver a serlo. Hay quienes dicen que el árbol se marchitó, que a su libro no lo compró nadie y que su hijo se unió a una boy band. Fabían se convirtió en el banana mayor mundial.

-Fabían, ¿otra vez banana?
-No se puede ir en contra de quien sos.

domingo, 11 de agosto de 2013

Entrada 133: Urgencias médicas

Como todos los sábados, yo salí despreocupado a la noche a divertime con amigos. No tuve suerte con mujeres, para variar, así que quedé solo y me fui a dormir a lo de un amigo. Al día siguiente había una reunión familiar y me invitaron a quedarme. Yo no quería molestar, pero descubrí a la prima de mi amigo, Samantha. Con ese nombre no sería muy difícil levantarla. Acepté la invitación.

Había mucha gente. Padres, hijos, tíos, primos y la abuela. Y yo, desubicado, pero bueno, se piensa con la otra cabeza. Todo trascurría con normalidad, la comida estaba rica y la charla era incómoda, como siempre (?). En determinado momento, la abuela quiso ir al baño, y para allá fue. Seguíamos comiendo y bebiendo, cuando en un momento nos dimos cuenta que la abuela estaba hace 20 minutos en el baño. Justamente fue Samantha para el baño a ver que pasaba, yo aproveché y la miré toda porque así es la vida. "Abuela, ¿está todo bien?", preguntó. No hubo respuesta. Tensión. Abrió la puerta. La abuela se durmió sobre el inodoro. Para, ¿se durmió?

"Despertala a la vieja" gritó un tío. La sacudieron y no reaccionaba. "Y bueno". ¡Por Dios! Sugerí una ambulancia y me dijeron que no hacía falta. "¿Como no va a hacer falta? Está muerta", dije. "Nah, está dormida". Dije que igual iba a llamar una. Me parecía increíble que yo fuera el único interesado en la salud de la vieja, siendo que no tenía parentesco.

Busqué el teléfono, no sin antes mirarle las gomas a Samantha, y quise llamar al 107. Marque el "1", el "0" y cuando apretaba el "7" me apareció un "3". Lo intento de nuevo y me apareció un "5". ¿Está desconfigurado esto? Apreté el "5" y me salió un "5", efectivamente. Marco el "7", sale un "4". La puta que los parió. "¿No hay otro teléfono?". Me dijeron que en el living había otro. Fui para allá. Lo miro. El teléfono ese tenía los botones del 1 al 6 solamente. "¿¡QUE CARAJO ES ESTO!?", ¿como preguntar otra cosa?

Entre al baño y dije: "¡El teléfono del living tiene la mitad de los botones!". "Ah, si", me respondieron. Pedí un celular a un tío, me dijo que no tenía crédito. "Es para llamar a una ambulancia". "Ah, bueno". Ahí si pude marcar.

-"Hola, emergencias, ¿en que lo podemos ayudar?"
-"Hola, si, mirá, tengo una emergencia acá, se desmayó una señora, creo que está grave, no reacciona ni nada, es una señora mayor."
-"¿Cuantos años tiene la señora?"
-"¿Como cuantos años tiene? ¿Que importa? Está desmayada en el baño, si es que no está muerta, mande un móvil."
-"¿Está seguro que murió? Tal vez solo se desmayó."
-"¡Y no se boluda! ¡Para eso te digo que me mandes una ambulancia!"
-"¿Usted está viendo a la señora?"
-"¡No, porque te estoy llamando!"
-"¿Tiene pulso la señora?"
-"¡NO SE!"
-"Bueno, enviaremos un móvil que llegará a la brevedad. Gracias."

Y colgó. ¡Ay, la gente! Bajé abajo (?) para ir abriendo todo para cuando llegara la ambulancia. Tipo 15 minutos después llegó, yo ya me había comido varios mocos y hacía rato que no le relojeaba el culo a Samantha, el objetivo principal. Me preguntaron los doctores si era ahí donde se había golpeado la señora. "¿Golpeado?", pregunté. "Si, nos dijeron que se golpeó una señora", me respondieron. "¡No! La vieja se desmayó, está inconsciente en el piso, bah, si es que no está muerta", les dije. Se miraron y se preguntaron que hacían. "Y pasemos a ver, fue". Y pasaron. Yo no lo podía creer.

Los médicos entraron al baño, miraron a la vieja y me parece que dijeron "meh". ¿Como van a decir "meh"? ¡Son médicos, doctores, o lo que sea! La alzaron y la pusieron en una cama. Uno de los médicos trajo un vaso de agua. Se lo tiró en el rostro a la vieja. No pasó nada. Yo no lo podía creer. Pidió otro vaso con agua y se lo volvió a tirar, Y LA VIEJA SE LEVANTÓ Y EXCLAMÓ: "¡BUENO BASTA DE TIRARME AGUA!". LA VIEJA ESTABA VIVA.

"Siempre lo mismo" me dijo mi amigo. "¿Como?". Me contó: "Si negro, en todas las reuniones es lo mismo, se hace la muerta la vieja, cae la ambulancia y todo el circo, es mitómana la vieja". "¿Fue todo circo entonces?", le pregunté, y me lo afirmó con la cabeza. Que familia. Me lo hubieran dicho antes y me ahorraba los nervios. "Che, ¿porque tan raros los teléfonos en esta casa?", la duda me mataba. "Este está roto y el de abajo es de juguete, no se de donde lo sacó la vieja esta, ella para llamar usa iPhone, se hace la cheta".

Fue todo risas en ese momento. Y ya que estaba todo más tranquilo, le tuve que preguntar a mi amigo: "Che, ¿que onda tu prima, la Samantha?". Mi amigo me miró y me dijo "Yo tampoco me acostumbro todavía a semejante cambio. Toda una vida siendo Sergio y viene un día diciendo eso de que es una mina en un cuerpo de hombre y al otro día cae con tetas. Fue demasiado rápido. Y bueh, cada quien hace lo que quiere". Oh. La verdad fue un día de sorpresas. Me di vuelta y la chota de la abuela estaba quejandosé vaya uno a saber de que cosa. A su lado, Samantha me miró y me guiñó el ojo. ¿Saben que? Igual le doy. Ya fue todo, altas gomas.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Entrada 132: Calor

Estaba en el colectivo hoy, viajando al laburo. Estaba parado cuando de repente giré mi cabeza a la derecha y vi a una piba. Sencilla, linda, me llamó la atención. Bien vestida, quizás eso fue clave. Di vuelta mi cabeza para no quedar como un pajero, pero a mi izquierda veo otra linda piba, casi con las mismas características que la anterior. Giré mi cabeza mil veces de un lado a otro. Basta. No podía dejar de mirar, pero basta. Miré para ventana cuando en la calle veo a una bella joven con uniforme de colegio católico. Jodido. Me empezó a intrigar. Empezó a sonar un hit de Viejas Locas, lo reconocí en el acto. Nunca creí en las casualidades.

Me di vuelta y me fui para el fondo del bondi. Cuando quiero darme cuenta, sentada estaba una morocha muy linda. ¿Que colectivo me tomé? Me vio, se rió y siguió con su vida. Yo no entendía nada. Atrás mio, un grupo de tres chicas se estaba por bajar para ir al colegio. Muy bonitas todas. Auxilio. Estoy enjaulado. Llegué a mi parada. Me bajé, respiré y caminé al ritmo de los Stones. Llegando al laburo, un grupo de mujeres vestidas formalmente para el trabajo estaban en la puerta. Saco y pollera. Demasiado apretadas para mi día. Demasiadas piernas. Me saludaron, las saludé y entré, al borde del llanto. Entro, y la primera persona para atender es una muchacha divina que estaba por ir a entrenar. Juega hockey desde hace años. Le dije un chiste malo pero creo que le gustó. Cuando se fue, me senté. La puta madre.

Me cago en el calor. La gente va distinta por la vida. AY. Que lo parió.

martes, 6 de agosto de 2013

Entrada 131: No tengo ganas de escribir

No, sabes que no. No tengo ganas de escribir acá. ¿Porque hacerlo? No estoy obligado. No soy esclavo de nadie. No firmé nada. ¿Porque estaría obligado? La moralidad va más allá de mi, no la considero un elemento que me guíe en mi toma de decisiones. No, eso no es rock. Y yo soy rock. Uso barba. ¿Que más rock que la barba? Jugar al fútbol con este look. "El pibe debe ser crack". Tengo mis días. Como la menstruación. Pero involucro menos sangre yo, no ensucio. Solo pido paciencia y comprensión, ¿podrá ser? Al fin y al cabo, la merezco. Y además, está bien que me las den. 21 años tengo. No me pidan locuras ni cosas que no puedo cumplir. No, sabes que no. No quiero. Si me dejas ser, va a estar bueno. Si no me dejas ser... bueno, en realidad, no vas a poder no dejarme ser. Soy. Soy esto. Y tengo mi carácter. ¿Será la barba? Yo creo que trasciende. Pero ojo, igual colabora. Es cuestión de imagen al fin y al cabo. Así como arruiné el relato hablando del período femenino. Se que fue innecesario. ¿O acaso no?