jueves, 29 de diciembre de 2011

Entrada 32: Sobre hogares relativamente bonitos

Esta será una entrada especial. Por ningún motivo en especial, solo porque yo lo decidí así. Lo decidí sin motivo, solo porque puedo. Puedo sin motivo, bueno, si hay motivo, este es mi blog, y de nadie más, por lo tanto, todo pasa por mi. Soy el monarca absoluto de esta bosta, y la regiré como se me cante, y por lo tanto he decidido que esta será una entrada especial, aunque careza de motivo para serla. Luego de tantos círculos, se puede pensar en que soy autoritario, pero en realidad, este es mi lugar, ¿quién no tiene un lugar en donde domina absolutamente todo? Un lugar en donde cada cosa para por su decisión. Un lugar que nos hace sentir bien, nos hace sentir gigantes, poderosos, reyes, y así (?). Cada uno debería tener uno por ley.

Según la billetera es el tamaño de ese lugar. El tamaño. Quien dijo que el tamaño no importa simplemente merece morir. Yo tengo $200 en mi billetera, más la tarjeta del colectivo con $20 cargados, además de mi DNI, una imagen de una de las tantas vírgenes María de la Iglesia Católica, y un preservativo (?). ¿Que hago con eso? Reino en mi habitación y quizás un poco más, nada más, salgo de acá y soy uno más. El rey de Arabia Saudita no usa billetera por la cantidad de dinero que tiene, o sea, su abstracto tamaño gigantesco le permite ¿que cosa?, le permite reinar un país que ocupa casi toda una península llena de petroleo. Quien dijo que el tamaño no importa claramente la tiene chiquita.

¿Pero acaso no dicen "peor es nada"? En algún lugar de la Biblia lo dice, creo que justo después de la historia de como Jesús creo "Danza Kuduro", cosas como esa hacen a nuestra religión la más popular a pesar de las ocho mil millones de cosas malas. Peor es nada decía el pendejo que se comió un travesti, y quizás tenía razón (?). PE-OR-ES-NA-DA, carecer de un lugar sería terrible, todos lo necesitamos para relajarnos y descargarnos, para crear y destruir, para mandar y ordenar, para romper y arreglar, y así sucesivamente hasta que llegamos a los límites de ese lugar. Si los superamos podemos ligar un reto de madre/esposa o desencadenar la tercera guerra mundial, ¿QUIÉN FUE EL FORRO QUE DIJO QUE EL TAMAÑO NO IMPORTA?, pelotudo importante, LA-CON-CHA-DE-TU-MA-MI.

Quizás siempre necesitemos un poco más, pero tampoco vale la pena amargarse por no tenerlos. Tampoco es un mensaje pro-conformista, pero digo, no vale la pena enloquecer. O sea, enloquecer en el mal sentido, enojarse, matar y machar todo (?). Hay locuras buenas, ¡COMO ESTA! (?), pero eso está fuera de debate, por lo menos en los terrenos donde domino. ¿Vieron?, mi teoría se aplica. Me siento Newton, sin la peluca. Yo no necesito peluca, tengo pelo, si me la pongo es por pura cuestión estética, y seamos sinceros, esas pelucas tienen menos estética que vagabundo alzado (?). Por eso, para cerrar la idea, podemos decir que voy a militarizar las puertas de mi casa, y que cada quién reine a su modo, excepto en determinadas zonas, en donde la convivencia será obligatoria. Igualmente, voy a tener un ejercito fuerte por las dudas. Ahora me siento Alemania post Primera Guerra Mundial (?). ¡SON MUCHAS SENSACIONES! ¡NO SE SIENTE TAN BIEN! ¡NO, NO, NO! ¡NECESITO ALGO MÁS MUNDANO, NECESITO AMAR, NECESITO COMER, NECESITO AMAR LA COMIDA Y COMER A MI AMANTE! Quizás lo que necesito cambiar el aire viciado de esta habitación. Quizás soy el rey de un basurero. Me siento el presidente de España... ¡¡¡NO, OTRA VEZ NO, NO DE NUEVO DECÍAAAAAA!!!

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Entrada 31: El fantástico funeral de Kim Jong-II

La noticia nos sorprendió y nos conmocionó, más que nada, porque fue a la madrugada (?). Había muerto el pequeño pero espiritualmente enorme (?) Kim Jong-Il, presidente de Corea del Norte. Bueno, presidente del Partido Comunista y del Éjercito, blablabla, no vamos a analizar a Corea del Norte...

No no no, esto es otra cosa. El 18 de diciembre, día posterior al fallecimiento de Kim, o Jong-Il, supongo que ambos son válidos (?), se llevó a cabo su funeral. Pero hubo algo más que la ceremonia que todos (?) vimos, en la que todos los norcoreanitos lloraban mientras su cerebro quedaba muy mojado entre las lágrimas derramadas y el lavado que venía sufriendo desde los años 40... Hubo un... ¡funeral secreto!

Un funeral secreto, sin cadáver pero con mucho alcohol, digno de un cuadro de Dalí (?). Digno de aplausos, como el de la foto, aunque no podía por la enorme desventaja de estar muerto. Así como en los países civilizados (?) el pase de poder se da mediante una aburrida ceremonia democrática de entrega de bastones, bandas y otras cosas presidenciales, en Corea del Norte esto se hace en una alta joda en el funeral secreto del líder muerto. Si sobrevive, Kim Jong-un será un gran líder. Bueno, no, pero los norcoreanos no se van a dar cuenta (?).

Todo comenzó con el otro Kim (?) bebiendo cinco botellas de cerveza. Luego, se subió a una mesa y saltó a otra y a otra y a otra y así sucesivamente 100 veces. Después tuvo que comerse un bombón helado y el misterioso contenido de una misteriosa lata de arvejas. Ahí nomas tuvo que beber siete cajas de vino y seis champagnes, y no pudo ni disfrutarlo (?) porque tuvo que reparar una heladera que había dejado de funcionar convenientemente. Luego tuvo que beber ocho vodkas, nueve whiskies y diez tequilas, todo en honor a las buenas relaciones internacionales, así que ahí nomas siguió ese asunto con once sakes, doce fernets y trece martinis de manzana. En seguida, se sacó la ropa y se puso otra más apta para la actividad siguiente (?), correr 100 metros llanos. Si, era un salón bastante grande, y había bastante gente, todos privilegiados políticos alentando el lento trote del gordito heredero. Apenas terminó de correr, necesitaba rehidratarse, por lo que se tomó catorce vasos de agua, aunque ahí nomas se mandó quince vasos de sidra y dieciséis botellitas de ron. ¡¡¡Y ahí nomás Jong-un comenzó a luchar contra un gigantesco dragón rojo, que escupía fuego y tenía el corazón negro como un carbón, con una piel más dura que una roca y una velocidad digna de un supercomputador (?), además de tener la inteligencia de... de... ¡¡de su padre!!!!! ¡El dragón era su padre, que no estaba muerto, sino que se había convertido en un malvado dragón con las características antes mencionadas! ¡Debía matar a su padre! Asunto de novela (?).

Allí nomás, Jong-un sacó su espada de fuego y comenzó una batalla épica contra el poderoso dragón, que duró muchas horas, pero finalmente, cuando el sol comenzaba a salir, le asestó un golpe mortal en el cuello, para asesinarlo. ¿Quién? Ah, bueno, Kim a Kim... eh, el hijo al padre dragón. El hijo mató al padre dragón, ¡lo mató, siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, señor presidente! Fue una gran celebración, un tanto fingida, porque lo que los asistentes vieron fue a un gordito en calzones peleando contra una cortina de seda y vomitando, pero como nuevo líder supremo de un país con armamento nuclear, mejor seguirle la corriente... Anote señora presidenta, ¡así se maneja un país! (?). ¡Salud!

Entrada 30: Fin de año

¿Este iba a ser un post resumen de fin de año? Hay un problema. Me acuerdo de muy poco. La verdad, necesitaría de algunos días para hacer un buen resumen. ¿Ya dije resumen? ¿Tiene sinónimos esa palabra? Mira como se me complica la vida. ¿Resumen de fin de año? La poronga (?). Cambio de idea.

En esta época... es difícil explicarlo. Todos estamos distintos, sensibles, cansados. Y cuando eso pasa, bebemos. ¿Y que pasa cuando bebemos? Siiiiiiiiiii, hacemos boludeces. Y seamos realistas, en esta época se bebe más de lo normal. ¿Resultado? Magia. Ebriedades mágicas, a eso me refiero. Uno ve cosas bizarras, increíbles, chocolates, camellos e incenso, todo en una misma escena, perfectamente combinadas, pero llamativamente perturbador luego de un par de horas. Si, funciona a muchos niveles.

Época de promesas, de deseos, y de esas cosas que no se cumplirán. Vamos. "Si, voy a bajar 20 kilos" dicen todos, con el turrón bañado en chocolate en la mano. "Si, no voy a hacer más idioteces" dicen otros, y a los 170 minutos (?) se están apretando a la hermana del mejor amigo. Hay muchas promesas ridículas más, como "voy a conseguir un trabajo mejor", "voy a establecerme en la vida", "voy a afeitarme" o "voy a ascender a Primera División", una variedad gigantesca. Y las formas en que se rápidamente se rompen, simplemente... no, perdón, me emocioné (?), es demasiado... bueno, sigamos...

No se, yo no prometeré nada, solo esperaré por un 2012 mejor, simplemente levantaré mi copa... bueno, mi vasito de plástico... y pediré eso... porque pedir es más fácil que prometer. Seamos realistas, hay que saber que palabras utilizar. Pero seamos buenos en la vida (?). Fuera de eso, les deseo un feliz lo que sea, o no, según lo que ustedes quieran, trataré de mantener más este espacio, y ahora si, cerramos con un hit musical digno, a la altura de las circunstancias:


Succès, giles. (?)

domingo, 11 de diciembre de 2011

Entrada 29: Jugadores, gracias

Jugadores, gracias. Porque dejaron todo en la cancha, y revirtieron un pésimo momento. Porque pasaron de estar últimos en la B Nacional a hacer una campaña de 31 puntos en Primera División en poco más de un año. Porque con esfuerzo, sacrificio, y mucho, pero mucho laburo, han quedado en la historia del club, y nosotros los hinchas siempre se lo agradeceremos...

Una temporada que había empezado mal, increíblemente, ya que la anterior no había cerrado mal, a pesar de haber quedado fuera de los ascensos. Tras dos promociones perdidas, ante Racing y Rosario Central, el tercer año fue la vencida. No, no ascendimos, quedamos fuera. Y la temporada 2010/2011 parecía seguir igual. En realidad, 2010 fue un mal año.

2011. Ricardo Zielinski asume como entrenador. ¿Quién le tenía fe? Unos pocos ilusos, entre los que yo no me encontraba. Se comenzó con trastabilleos, pero se revirtió. Cuarto puesto y el histórico ascenso ante River. Histórico por donde se lo mire, noticia de nivel mundial, la caída de un gigante... pero la resurrección de otro... Una vez en la élite, y tras otro comienzo complicado, llegó el afianzamiento y el campañón. Nos demos la idea de que si repetimos en el Clausura jugaremos copas. Pero no nos adelantemos innecesariamente. Solo era para que tomemos dimensión. Paso a paso...

Olave; Turus, Lollo, Pérez, Tavio; Mansanelli, Farré, Ribair, Maldonado; Vázquez; Pereyra. El equipo del ascenso, con los aportes de otros, como Lazaga, Campodónico, Andrizzi, Parodi, Barrios, Ramos, y el resto del plantel... Luego, la llegada de Teté González, Lembo, Silvera, Almerares y Mancuello, para aportar en la histórica campaña en Primera... Y Zielinski, por supuesto. Y los dirigentes también tienen mucho que ver. Gracias a todos. Más allá de que algunos se han equivocado alguna vez, o no han rendido aún, son todos parte. Gracias, mil gracias, eternamente gracias...

Y Mudo... Mudo... Franco Vázquez. Que crack. Junto a Matías Suárez, ya vendido hace unos años a Europa, de lo mejor que ha salido de nuestra cantera. Cuanta calidad amigo. Cuanta magia en esos pies. Mucho talento. Usted señor, usted llegará muy lejos. PD: Intente juntarse con el mencionado Suárez, harán estragos con cualquier defensa. Tan cerca estuvimos de tenerlos juntos... No se puede todo...

sábado, 10 de diciembre de 2011

Entrada 28: Periplo

Algo no estaba bien, y muchos lo sabían. Pese a ello, preferían hacer como si nada pasara. Yo también, trataba de evitar los pensamientos que se relacionaran con todo esto. ¿Pero como? Algo no estaba bien, no sabía que era, y no quería saberlo en realidad. ¿Que pasaría si lo descubría y eso no hacía más que empeorarlo?

Quizás seguir en el mismo lugar era malo. Quizás empezar de nuevo era lo ideal. Perfecto, irme lejos. Había mucho que analizar. Por unas cuantas cuestiones tenía que abandonar todo lo que había conseguido. No era mucho, pero lo adoraba. Pero muy dentro de mi sabía que era la única solución. Quizás 12.000 kilómetros sanarán todo.

Familia, amigos, debo dejarlos, es el precio a pagar. Pero algo no estaba bien y debía hacer algo, no podía seguir así. Armar valijas y cruzar el océano, a una isla de hielo remota, con promesas de prosperidad en una región en crisis. Una isla que parece aislada de la corriente, donde muchas cosas parecen estar bien. Un idioma totalmente nuevo. Un clima muy diferente. Lejos de mi origen. Parecía ideal. Pero las ideas no se matan, ellas también vinieron conmigo.

Entre tanta nieve, uno piensa mucho. Que dejó atrás, para que y porque. Pero ya estaba todo hecho. Lejos de todo, en una isla en donde no nací. Pero tenía que resurgir. Lo logré. Una linda muchacha me ayudó. Una vez que superé la barrera del idioma, supe que era tiempo de comenzar el renacimiento, y ella fue la elegida. Que haya aceptado es algo que nunca voy a entender, pero que no me quiero preguntar tampoco. Era feliz con ella, pero también pensaba en lo lejos que estaba de casa. Cuando pase algún tiempo podré volver, pero no quería alejarla de su hogar, no quería que pasara por lo que pasé yo.

Años después, con la vida reconstruida, decidí volver a casa. Solo por unas semanas. Todo estaba bien. Se alegraron de verme, y eso me animó mucho. Pese a que en la isla de hielo todo marchaba bien, esas semanas en casa fueron las mejores en mucho tiempo. Y las ideas que nunca pude matar se empezaron a preguntar cosas, a plantearse otras.

Cuando volví a la tierra del frío, la cabeza me daba vueltas. No sabía que hacer. Las razones que me trajeron acá ya no eran problemas, o al menos eso parecía. ¿Porque sigo acá? Quiero volver. Vamos. ¿Ella querría? Ella no me diría que no, ¿pero lo querría? Si, me dijo que si, yo me alegre, a ella la noté feliz por mi, pero con una intranquilidad de no saber que le esperaría. La tranquilicé y le prometí que todo saldría bien.

Volví a casa. Ella no aguantó mucho, y yo no quise ceder. Lo mejor que me pasó en mucho tiempo se alejó de mi, y no supe más de ella. Nunca quise regresar a la mencionada isla, a la que estaré eternamente agradecido. Estaba en casa. Nuevamente solo, pero en casa. Nuevamente, la hora del resurgimiento. Todo era distinto, pero parecido en las cosas que me molestaban. Pero yo ya tenía otra forma de ver las cosas, y no dejé que me afectaran.

Y conocí muchas mujeres, y ninguna llenó mis vacíos. Lo mio no era un capricho, era haber conocido a una mujer que me dio vuelta el mundo, que ante su no me hizo emprender un viaje de miles de kilómetros. Y tan joven que yo era. ¿Y valió la pena? No. ¿Y que pasará? No se. Aquí me encuentro, en este oscuro rincón, pensando que mierda hacer... Cuando lo sepa les digo. Quizás escriba un libro con las soluciones al final. (?)