sábado, 26 de noviembre de 2011

Entrada 27: Nacido para ser Martínez Gullota

Algunos nacen con estrellas, otros estrellados. Algo indudable. Por ejemplo, algunos no tienen ni ganas de hacer una digna imagen para un post, cof (?). Pero los que tienen estrellas podrán justificarlo todo, porque el verso es, efectivamente, un talento. Si sos Martínez Gullota, además de no tener manos y ser amanerado (?), sos una cosa... así, hecha así nomas, rústica... y si, caso cerrado.

Este fallado arquero, que nunca se afianzó en Racing y en los otros clubes, no es un ejemplo absoluto de nada. Pero no todos tienen talento para lo que hacen. Una lástima, cosas de este mundo. Punto a favor de la muerte (?). Muchas personas ven como su vida se desperdicia haciendo cosas que no son del agrado de uno. ¿Y porque no hacen nada al respecto?, dirá usted. Imbécil, como se nota que usted todavía es joven, o tiene estrellas y no sabe lo que es deambular por la vida. Lo invito a ser mi amigo.

Pero son cosas que pasan. No todo sale como uno lo planea. Si fuera así, Hitler hubiera conquistado la Unión Soviética y yo estaría en pareja. No, no son cosas comparables, no estoy comparando a nadie con el frío ruso, y yo tampoco soy Hitler, ya que mi vello facial está presente en toda la cara. Y yo no odio a algunos pueblos en particular, yo los odio a todos por existir. Eso me hace una buena persona. O sea... sacando el odio, pero no es particular, o sea, se entiende, tenganme paciencia, soy un estrellado...

Acá va el cuarto párrafo, pero por autorespeto, lo voy a saltear.

Es increíble las cosas que se logran con talento, dedicación y esfuerzo. Bah, aunque sea con un 66% de esas cosas se consiguen los objetivos. Pero no siempre, y soy la prueba del fracaso a pesar de la insistencia. Pero eso, señores míos, es historia para otro día, aunque ya la he contado muchas veces... Que bien hice en saltear ese cuarto párrafo...

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Entrada 26: Nos detengamos, no más

Remolinos. Vaivenes. Incoherencias. Confusiones. No quiero más. Todo tiene un límite, y yo finalmente llegué. ¿Porque tuve que hacerlo? No me quedó otra opción. Aquí estoy, acabando algo que nunca fue.

¿Que tuve? ¿Eh? Seis horas de felicidad y un año de mierda. En la balanza pesan lo mismo. Pero yo se que no es así, no tiene que ser así. Hablarle a una pared nunca fue bueno. Aquí estoy, acabando algo que nunca empezó.

Dentro de mi saco cuentas, batallo con y en contra de la lógica. Me caigo y me trato de levantar, cuando lo estoy logrando, me terminé soltando nuevamente. Ingenuo. Tus decisiones no tienen grises, siempre fueron blanco y negro. Te las jugaste por lo que creíste, y no salió. No hay culpables, pero aquí estoy, acabando algo que nunca existió.

Nos detengamos, no más. Por favor. Quiero volver a donde estaba antes. Estaba igual que ahora, pero lo ignoraba. Creo que es un buen paso para evolucionar. No ser más así. Fantasías, siempre lo seré, pero lucharé igualmente. Pero no por vos. Lo haría hasta el fin de mis días, pero no más. Aquí estoy, acabando algo que hubiera sido hermoso.

Ni idea como se desencadenará el futuro. Se que la división reinará. Y habrá poca luz, pero se que es solo una mancha que tapa el sol de forma temporal. Podré salir, lo haré. No te podré alcanzar. No te vas a frenar. La división reinará. Hubiera sido hermoso. Hubiera dado quince vueltas al mundo para asegurarme de eso. No. No lo haré. Aquí estoy, aceptando la derrota, y continuando a los tumbos.

martes, 8 de noviembre de 2011

Entrada 25: Laboralmente hablando

¡No, no estoy muerto! Bah, quizás si lo esté, quizás esté muerto en vida. Sucede que tengo trabajo. No vale la pena entrar en detalles, pero estoy ganando mi propio dinero. Alguien me da un sueldo a cambio de mi esfuerzo. Si, hay gente extraña en el mundo. Por eso, quizás hayan notado mi ausencia. Ok, deje a un lado esta bitácora, pero me mantengo firme en Twitter, que es lo único que importa.

Trabajar, ¿a quien le gusta? ¿Quién no preferiría dormir todo la mañana, ociar toda la tarde, y festejar toda la noche? ¡Imaginense si pagaran por hacer eso! ¡Momento! ¡Empezó Gran Hermano! Emocionante. Quizás me presente al casting de la próxima edición. Mientras tanto, sigo acá.

Trabajar desencadena pequeñas catástrofes a nivel molecular. Te consume de maneras inimaginables, que solo pueden ser explicadas a través de la Santísima Trinidad. Es más saludable ir a Oriente Medio sin armas a pelearse con 7 de cada 15 personas. Esto tarde o temprano nos va a matar. ¿Y los que trabajan de lo que les gusta? Bueno, para ellos hay un lugar reservado en la segunda fosa del octavo círculo del Infierno. Hay feo olor ahí.

Momento glorioso cuando uno recibe el salario y da la sensación de que tiene más de lo que merece. Ese 4% de los casos es hermoso. En el resto, hay caos, muerte, destrucción, ¡y más excremento! (segunda fosa del octavo círculo del Infierno se está desbordando). Para colmo, en la radio solo pasan música que no te gusta. A eso sumale los 41 grados de sensación térmica. Y la gente que no para de entrar. Y sigue cayendo la bosta por las paredes. Y la gente no para de entrar. ¡La gaseosa está caliente! ¡Caos, destrucción y muerte! Y el tiempo que no quiere pasar más...

Y llegó el momento en que el caprichoso reloj decidió llegar a la meta estipulada. Dios existe, y te está dando un golpecito en el hombro, como diciendote "ya esta, ya terminó, andate, pero acordate que mañana volves". No se puede todo en la vida... pero podría ser peor... Podríamos tener a un mufa de presidente, como Chile. Pero para, nosotros en los años 90... *explota todo, fin del comunicado*